viernes, 16 de marzo de 2012

Calaveras a Estribor ~Capítulo 6: Historias del Pasado (I)

Quimera aguardó un momento, suspiró y comenzó su historia.

Hará unos 20 años, el joven Khemi alcanzaba la edad de 10 años y una vez más iba a visitar a su tío Guillermo. Guillermo Pérez era conocido en todo el reino de Castilla, ya que cualquier barco o navío en el que ondara la bandera de dicho reino había pasado por sus veteranas manos.
El pelo blanco largo le caía sobre la espalda recogido en una coleta, y de sus gafas reparadas hábilmente por él le asomaban dos pequeños ojos negros.

-¡Tío Guille!-una voz aguda salió del chico, que calzaba una indumentaria típica de la época para el populacho.
-¿Ya estás aquí, granuja?-el artesano paró de observar con un monóculo, lo que parecía una maqueta de barco.
-¡Sí, ya he terminado de encontrar lo que me mandaste buscar!-Khemi sostenía un mapa con algunos elementos señalados.
-¿Y bien?-preguntó Guille, esperaba la respuesta correcta.
-El objeto estaba cerca del monasterio, detrás del patio trasero justo en el pozo seco-alzó la mano y se pudo divisar una pequeña figura hecha de madera de roble, era una sirena con aspecto angelical.
-Veo que se te da bien ésto, mañana te lo pondré más díficil chico-sonrió y acarició el pelo corto y oscuro del joven, éste no pudo evitar relucir una ligera sonrisa.

Guillermo se levantó y condujo al chico hacia la habitación gigantesca donde diseñaba los barcos: -Ven, quiero enseñarte algo.
Al entrar en la sala, Khemi soltó una sonora exclamación de sorpresa: -GUAU..

En su campo de visión se alzaba un gigantesco navío, no estaba acabado pero era impresionante, Khemi nunca había visto nada igual.
-Da la bienvenida al Laponte.
-Es asombroso.
-Lo será en cuanto esté terminado, me he llevado 10 años haciéndolo ya que la persona que lo tendrá es muy exigente.
-¿Otro encargo de la armada?-preguntó Khemi.
-No, en cuanto esté acabado este barco te pertenecerá. Desde que naciste le dije a tu difunta madre que preparía un gran regalo para tí..y bueno, pronto lo tendrás.

Khemi se emocionó y mostró una cara de orgullo por la obra de su tío, debido a la sorpresa solo pudo comentar:
-Gracias...

Quimera hizo una pausa para que su interlocutora pudiera asimilar la historia.
-¿O sea que en el barco que habéis venido...?
-Sí, es de mi pertenencia.
-Pero..supuestamente hay una historia de que se lo robaste a la armada española.
El capitán miró hacia abajo con severa seriedad y comentó:
-Esos perros...-gruñó.
-¿?
-Mataron a mi tío porque querían apoderarse del barco...
-No es posible..-Saphiro abrió involuntariamente la boca, pero se la tapó con las dos manos.
-Sí...pero lo más grave no fue eso, si no que...-A Quimera se le saltó una lágrima.
-¿Qué?
-Mi padre dió dicha orden a la Armada.

3 comentarios:

  1. Fantastico! Me ha gustado mucho la historia de Quimera!

    ResponderEliminar
  2. Matemos al padre de Quimera! *desenfunda su larga espada* Capitán Quimera, yo te apoyo!! *llora*

    ResponderEliminar
  3. Gracias, gracias T_T es una historia que le atormenta..porecico

    ResponderEliminar